Weddings and funerals

Recuerdo cuando ví en vivo a Goran Bregovic en “La vieja usina” junto al río Suquía. Uno de los shows más divertidos en los que siento que participé como espectador.

Había sillas,  cientos de sillas de plástico blanco.

Como si se tratara de una audición o una obra de teatro o una conferencia.

Alineadas en fila horizontales, las sillas se “unificaban” atadas unas a otras… con cinta scotch.

En la primer fila habia cinco abuelas coquetas que deben vivir en Sucre y 9 de Julio y obtuvieron una entrada VIP.

Apenas empezó la música la gente rompío filas y las sillas quedaron mezcladas entre los bailarines, poco a poco salieron de la pista de baile.

Exagerando podría decir que salvaron sus vidas saliendo a tiempo, aunque alguna bailaba, tengo esa imagen en mi recuerdo.